¿Bajar sueldos?|OPINIÓN

López Obrador durante su registro ante el INE como presidenciable. Foto: @DiputadosMorena

Por: Salvador Echeagaray

¡Qué poquito está durando la luna de miel del candidato electo con autoridades e instituciones actuales!

Ahora, como usted ya sabe, estimado lector, el problema es con el INE. Respecto a las acusaciones de desvío de recursos con el fideicomiso a damnificados, AMLO debió haberse quedado en silencio. Tuvo que haber dejado actuar a sus representantes y no ponerse al tú por tú con el INE.

Es como haberse rebajado. Después de tan buen resultado electoral y con tanto apoyo del pueblo es como si el dueño de la fábrica se pone a discutir con un subordinado. Mejor dejar que un empleado de confianza arregle el problema.

Por otra parte, nos parece muy osado de parte del INE haber acusado a MORENA con el asunto del fideicomiso para los damnificados del temblor del pasado septiembre. Casi todo el mundo le estaba rindiendo pleitesía a López Obrador, incluso hasta Trump, y sale el INE a aguar la fiesta.

¿Será que ven que está en peligro su chamba y quieran llevarse algo para sus chicles? Por ahí hay voces que dicen quererle quitar el triunfo a López. Ahí si que se soltaría no sólo al tigre, sino a todo el zoológico, pues el respaldo popular a López Obrador es muy intenso todavía. Ya con el tiempo irá disminuyendo.

Otras voces del pueblo y de algunos estudiosos dicen que es una forma de presión para que el próximo presidente no les baje los sueldos, pues ya están acostumbrados a vivir bien. ¿Qué es eso de ganar menos de 100 mil pesos? Cínicos.

No parecía mal la propuesta. Sin embargo, lo que urge no es bajar sueldos de funcionarios, sino, subir los salarios de la clase trabajadora. De esa que cada vez es más pobre. También, urge detener la desaparición de la clase media que se va a engordar las filas de la pobreza.

Así que, ¿cómo ve estimado lector? Sí es importante que se acaben con los excesos de la clase política nacional, pero, es más importante y urgente elevar el nivel de vida de los mexicanos.

Lo anterior no se va a lograr con pleitos y acusaciones, sino, con acciones concretas. Así que, como está de moda decretar (como aconsejan los couches emocionales) yo decreto aumento al salario mínimo en un 300 por ciento. Y al que suba los precios injustificadamente, le echamos al INE, perdón al tigre.