¿Autoritarismo democrático?|OPINIÓN

Imagen: Latino Rebels

Por: Fernando Herrera

La lucha para defender la democracia ha estado presente desde su invención, todo para asegurar que el poder no fuera unipersonal, fue éste el motivo por el cual, se expulsaron a los reyes de Roma y gracias a esto, durante varios siglos, la República Romana se erigió como un estandarte de libertad, progreso, justicia y sobre todo igualdad (claro que con la perspectiva de la época), pero tras varios conflictos internos como la rebelión de los esclavos y también una buena dosis del viejo y confiable populismo por parte de los hermanos Graco causaron que la república se encontrara en una situación vituperable.

Después del primer triunvirato (Cayo Julio Caesar, Marco Licinio Craso y Cneo Pompeyo Magno) que trajo orden a la república se dio una guerra civil entre Julio Caesar y Pompeyo, siendo el primero apoyado por su ejército y el segundo respaldado por el Senado al igual que por las fuerzas romanas que pudo juntar. Tras el Triunfo de Caesar, éste se declaró Dictator Perpetuo (a diferencia de su connotación actual, el término dictador era distinto, éste era una persona designada por el Senado para que tomara las decisiones ejecutivas de Roma en tiempos de crisis, incluido lo militar).

Para defender los ideales de la República y restaurar la democracia, varios senadores se confabularon con el fin de asesinar a Caesar, poco sabían que el noble afán que tenían sería la causa que mataría a la República, ya que posterior al asesinato de Caesar se vino un segundo triunvirato que derivó en otra guerra civil la cual concluyó con el establecimiento del Imperio Romano y con Caesar Augusto como su Imperator. Así la República Romana cayó, todo gracias a unos hombres tratando de defender sus ideas de que ninguna persona debe de controlar todo el poder, terminaron ocasionando una reacción en cadena que concluyó convirtiendo a Roma en lo que más temían.

A casi dos mil años de éste suceso que marcó la historia mundial, la democracia se ha vuelto el sistema que impera en prácticamente toda la tierra, tras el fin del fascismo, la caída del bloque comunista y una serie de revoluciones conocida como la Primavera Árabe, se ha logrado que las olas de democratización empapen a todos los continentes y casi todos los países en estos (excepto la Antártida, obviamente), uno hasta puede decir que todo irá hacia adelante para la democracia, el problema es que no es así.

Si bien hay muchas naciones que se llaman a ellas mismas como democráticas, muchas de estas no pasan del nombre, llámese como quiera, dictadura perfecta o democracia imperfecta, la verdad es que hay muchos países que no tienen las suficientes características para poder llamarse una democracia exitosa como lo puede ser un alto grado de participación ciudadana, una abundante libertad de prensa, verdadera oposición política, elecciones limpias, poca o nula corrupción y cero impunidad, éste último punto toca el nervio para muchos países.

De acuerdo con El Índice de Democracia anual del EIU, en el mundo solo existen 19 democracias plenas, ni siquiera Estados Unidos, el autoproclamado estandarte de la democracia, se encuentra en esta lista y realmente es bastante obvio el por qué no está. A raíz del índice mostrado uno puede preguntarse si viene una nueva ola, una ola de autoritarismo acompañada de una pizca de populismo, no en todos los países, pero sí en varios, tal es el caso del Chavismo en Venezuela, de Donald Trump en EEUU y del casi logrado triunfo de Marine Le Pen en Francia.

Es casi admirable como se ha dado el autoritarismo, en China se acaba de eliminar el límite de dos mandatos para que el presidente Xi Jingpin pueda permanecer más en el poder, o también está el ejemplo que pone Recep Tayyip Erdoğan al adjudicarse más poderes después del fallido intento de golpe de Estado, por último encontramos a Vladimir Putin, el hombre que con justa razón va llevando a Rusia por un camino direccionado a volver a gran relevancia como potencia mundial y que en el ámbito militar, lo está logrando, claro todo con un poco de autoritarismo y gracias a una aplastante victoria en las urnas con más del setenta por ciento de los votos.

Viendo el auge de la ultra derecha en diversas partes del mundo, creo que no es insensato decir que algo anda mal con la democracia, claro que no todo se debe ver como negativo, aún queda la voz popular que se escucha tal y como se ha escuchado antes, que todavía se puede hacer valer, pero hay que mencionar algo muy curioso sobre los regímenes autoritarios, en muchos caso, la gente vota por ellos, ¿Es dictadura si nosotros la elegimos o es esa la naturaleza de la democracia?