Ni a cuál irle/OPINIÓN

Boletas electorales en la elección del año pasado. Foto: INE

Por: Salvador Echeagaray

Hasta ahora como van las campañas electorales, no hay a cuál irle. Aclaro, dije campañas porque eso de decir pre-campañas es una falsedad, pues ya andan con todo los “pre-candidatos”.

Y es que, siempre hemos oído ese estribillo de -ni a cuál irle-, sin embargo, ahora lo escucho más frecuentemente, cuando le pregunto a alguien cuál es el candidato que le gustaría que ganara la elección presidencial.

El que está convencido de votar por López obrador ese no duda, pero muchos quisieran elegirlo a él, pues es el que promete la redención post-corruptio. Es a quién se le cree más que vaya a terminar con el flagelo de la degradante y vergonzante corrupción que afecta al sistema político mexicano. Pero, después nos preguntamos, ¿los Bejaranos, los Ponce, y demás lacras, no eran corruptos? ¿Ya se les quitó? Pero, siguen en el equipo de Andrés Manuel.

También, los que quisieran votar por el sempiterno Peje, les corroe el gusanito de si es un Chávez o un Maduro y venezualisen (ya lo hicieron verbo) a México.

El otro que muchos dicen, que es el candidato más honrado y que tiene mucha experiencia es José Antonio Meade. Pecata minuta es su impronunciable apellido, pues si lo castellanizamos, huele mal; si lo anglicanizamos, no concuerda como se escribe y como se pronuncia, pero bueno, eso no es trascendente.

Sin embargo, si es de preocuparnos que sea de los artífices del gasolinazo y que haya trabajado en Hacienda y que esta dependencia, supuestamente, haya girado dinero a las campañas del PRI. La pregunta es, de ser cierto lo anterior, ¿no se enteró?

También, nos desconcierta un poco, quién es el candidato ¿él o su esposa? Cabe aclarar que la señora de Meade es simpática y tiene carisma, -no como otras-.

Después, está el Bart Simpson de la política, “el joven dictador” ese que parece niño, pero, que por su astucia da la impresión de tener más años que el mismísimo chamuco. Que Anaya hable inglés y francés, a nosotros los académicos nos gusta, pero, ¿qué hace el PAN, que se supone de derecha, con el PRD, que es de izquierda, además del Movimiento Ciudadano que, en Guadalajara, tiene descontentas a muchas personas?

Del Bronco y de Margarita hablaremos después, pero, ahora, en “el pre-debate”, los más serios aspirantes a la presidencia de la república son estos tres. Y usted, ¿cuál prefiere? ¿Verdad que, ni a cuál irle?