Pensar es difícil, sentir es fácil|OPINIÓN

Foto: Creators-Vice

Por: Phil Lou

No se trata aquí de un dicho con orientación moral o filosófica: extraje esta frase de un libro escrito por el periodista y experto en comunicación Daniel Estulin, cuyo título es “Los secretos del Club Bilderberg.”

Nos vamos a enfocar en las líneas siguientes sobre una parte del capítulo 2, “La máquina de lavado de cerebro perfecta: la MTV”, en donde se analizan los procesos de control y de manipulación por medio de las fuerzas oligárquicas.

Para iniciar, el autor plantea esta pregunta tan sencilla, pero fundamental, acerca de los videos musicales: “¿Entiende el espectador de un video musical lo que ha visto?” La respuesta es un no tajante, ya que lo que se pretende aquí es cautivar a la gente por los sentidos y no por la razón. Bien sabemos que la comprensión es un atributo de la razón y la razón un elemento del intelecto.

Para la mayoría de la gente, el trabajo más arduo consiste en utilizar las neuronas, así que, al escoger entre el pensar y el sentir, muchos se van por el camino más fácil. “De hecho, cuando la mayoría de la gente dice: ‘pienso que’”, subraya Estulin, “sería más preciso si dijeran ‘siento que’”.

“¿Será la gente más propensa a pensar en imágenes que en palabras?” Es lo que se pregunta Todd Gitlin, crítico social y profesor de Sociología en la Universidad de Berkeley.

Aplicado a la educación, ya podemos ver los desastres de esta preferencia dada a la imagen sobre el texto. Por supuesto que no se trata de eliminar lo visual, sobre todo cuando en la escuela primaria esta herramienta ayuda al niño a aterrizar los conceptos.

Pero si, al nivel de la universidad, el muchacho no es capaz de captar la esencia de un texto sin la ayuda de una imagen, entonces podemos plantearnos legítimamente una serie de preguntas acerca de sus capacidades para conceptualizar.

Hemos adoptado la vía del trabajo sin menos esfuerzo pensando que eso no abriría las puertas del éxito; ¡pues no! En lugar de tener a gente preparada con una capacidad de análisis y de decisión en varios ámbitos, vemos aquí el nacimiento de una generación de analfabetas, tartamudeando palabras cuyo significado muchas veces desconocen.

Mientras al otro lado del planeta, me refiero al mundo asiático, el futuro se construye con base en una labor ardua en donde solamente los mejores dentro de los mejores sobresalen.

Pero, a manera de consuelo, las civilizaciones nacen, crecen y mueren siguiendo el paso señalado antes.