Conociendo a Andrés|OPINIÓN

Andrés Manuel López Obrador en la plaza de Zapotlanejo. Foto: Cuarto Poder

Por: Salvador Echeagaray

Hay tres posturas en torno al candidato de Morena por la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador: la que está a favor de él y la que está en contra, (que cree que el tabasqueño es una amenaza nacional).

Estas dos posturas no tienen problema. La que sí, es la tercera, la de la duda, ¿de verdad, será un peligro para México?

Estos últimos, quisieran convencerse de que AMLO es la solución a los problemas del país. Están hartos de tanta corrupción, como la que se ha dado en este sexenio donde la rapiña gubernamental rebasó los límites tácitamente tolerados.

También, éstos ven muchas virtudes en el candidato de Morena. Su discurso los seduce, les abre la esperanza de cambio, de redención, de progreso. Tal fue, el leit motiv por el cual Fox ganó las elecciones hace 18 años, el famoso “cambio”.

Desgraciadamente esa oportunidad fue desaprovechada. Los que votaron por Fox, en su gran mayoría, lo hicieron esperanzados de que, al subir el de las botas al poder, iba, casi literalmente, a imponer su calzado en el cuello de los que habían saqueado al país. Ya vimos que no fue de esa manera.

¿Será que con AMLO sí se logre? Tal vez sí, pero, también cabe la posibilidad de que no. Imagínese un discurso de amnistía a los corruptos. En lo particular, no lo creemos, pero, obvio, no le será nada fácil tomar la silla presidencial y atrapar corruptos. Para cuando El Peje llegara a ejercer la presidencia, la corruptela ya habrá huido de este país y a cuestas llevarán los tesoros que hayan acumulado. Sí, cuál émulos de Carranza.

Éste cuando ya no le fue posible retener el poder, huyó despavorido a Veracruz para embarcarse llevándose los dineros nacionales.

Los indecisos, también quisieran convencerse de que si llegara Andrés a la presidencia, no empezaría a expropiar, no solo los insumos que se consideran bienes nacionales como el petróleo, la energía eléctrica, etc.

Si no las propiedades particulares de cada ciudadano. Hay un video en Youtube, donde se ve a Hugo Chavez recorrer las calles de Caracas con su séquito y diciéndole a un subordinado: “Este edificio es lindo, me lo expropias.

También, aquella casa me la expropias”. Y así fue la tónica, conjugaba con talento el verbo expropiar. ¿Será que eso pase con AMLO? No lo sabemos.

Los indecisos, también quisieran convencerse de que si tomara control de la presidencia, Andrés Manuel, su gobierno fuera ejemplar como esperanzadoramente lo plasma en su discurso. Que los precios no subieran, que la economía de cada quien, mejorara.

Que trajéramos más dinero en los bolsillos, que disminuyera la violencia, que la corrupción gubernamental se erradicara, que este país en verdad progresara. ¿Será que así va a ser con AMLO? Aquí solo el refrán nos daría la razón. “Si quieres conocer a Andrés, vive con él, un mes”, pero, ¿valdrá la pena arriesgarse?