Gobiernos fracasan en cultura vial

Por: Edgar Olivares

Históricamente en Zapotlanejo los gobiernos municipales han intentado mejorar la cultura vial de los habitantes y reducir los accidentes – muchos de ellos fatales – que se registran en el Municipio y que se acentúan principalmente con los motociclistas – pero desafortunadamente, han fracasado rotundamente en evitar estos percances y prueba de ello es que hoy, en las narices de la autoridad municipal, un chofer de Omnibus de Oriente, la empresa que ha lastimado la economía de los ciudadanos de Zapotlanejo cobrando demasiado por un trayecto de 15 minutos a Guadalajara, atropelló a un motociclista en plena plaza principal y luego se escapó para tratar de eludir su responsabilidad.

En la anterior administración se decidió crear un cuerpo de elementos de Tránsito para disminuir los accidentes y los ciudadanos lo vieron como medida punitiva y estaban a salto mata colocándose el casco solo cuando pasaban por el centro del Municipio o en horarios que consideraban que estaban en funciones los elementos.

Al comienzo de esta administración se dio una especie de “cruzada” que el alcalde Héctor Álvarez impulsó para endurecer las sanciones y mejorar la cultura vial, principalmente en la convivencia entre motociclistas, automovilistas, ciclistas y peatones, pero parece que cuando hay alguna tragedia o accidente muy sonado, salen las iniciativas y los discursos, y luego se atoran en las mesas de diálogo para cambiar las reglas o implementar acciones decididas.

Se había hablado de la entrega de cascos a quienes pagaran su multa por no portarlo y que se iban a retirar motocicletas a quienes no trajeran sus documentos. Esos programas están a prueba pero la cultura vial no cambia y los accidentes continúan. Ningún gobierno, incluido el actual, ha logrado mejorar la cultura vial en Zapotlanejo y el reflejo es que hoy, en pleno centro, se dio un accidente considerable, que más que sea una gran oportunidad para cargar la camilla y salir en la foto como un super héroe, es una magnífica oportunidad para replantear las estrategias y trabajar de lleno en el tema, crear cursos de cultura vial y regular de mejor manera, junto con la secretaría de Movilidad, el otorgamiento de licencias y que los operativos busquen la integración de los conductores a los reglamentos y no sea solo un tema de castigo.