Productores reportan crecimiento en ventas de queso y panela en Santa Fe

Por: Lucía Castillo

Si vas a una tienda de abarrotes o un tianguis en Guadalajara, Colima o Nayarit y ofreces  queso hecho en Santa Fe, te lo compran sin pestañear.

Esa fue la impresión que compartieron varios de los productores y comerciantes de Santa Fe hoy que inició el “Festival de la Panela, Queso y Miel”, en el Cuadro Grande del centro de Zapotlanejo.

El Festival arrancó esta mañana en el centro de Zapotlanejo. Foto: Cuarto Poder

Dicen que de 30 años para acá, la venta de  productos derivados de los lácteos creció: la delegación de Santa Fe se afianzó en el  mercado, cada vez hay más personas dedicadas a  hacer queso, panela, crema y yogurt. Y aún así
las ventas no bajan.

“Cada vez se vende un poquito más. Yo digo que por la calidad del producto; cómo dicen, un buen producto se recomienda solo, y a eso estamos confiados”, contó José Luis Flores, quien lleva más de 20 años haciendo queso y
panela en esa localidad.

Allá en Santa Fe, el arte de hacer queso ha pasado de generación en generación.

A José Luis el oficio se lo enseñó su mamá, y luego él se lo enseñó a su esposa, la señora  Gabriela, hace 23 años.

“Hacemos de todo pero empezamos con la panela. Nos llega la leche, la cuajamos, la quebramos,  se hace como gelatina. La quebras, le sacas el suerito,le pones la sal y llenas los  moldesitos”, explicó Gabriela sobre el procedimiento para hacer la panela.

¿Cómo es que Santa Fe se volvió el lugar para los lacteos? Los habitantes de esa delegación que estarán en
el Festival sábado y domingo no lo saben con precisión.

“Mucha gente sí sabe que el queso bueno es de Santa Fe. Ya saben que va a estar bueno”, comentó Gabriela.

Para que el queso y la panela pasen del productor a su mesa, Gabriela inicia la preparación a las 9 de la mañana y termina a las 2 de la tarde. A las 6 de la tarde, cuando la leche entera vuelve a llegar a sus manos, reanuda la mano de obra y termina a las 9 de la noche.

Ella y su esposo venden panela, queso de mesa, queso oaxaca, adobera de fundir y hasta cajeta. Todos los días utilizan 1200 litros de leche para fabricar sus productos.

Listos, los productores y comerciantes de Santa Fe en Zapotlanejo. Foto: Cuarto Poder

Los comerciantes dan a sus clientes muestras gratis de sus productos, baratos y deliciosos. Foto: Cuarto Poder

En Santa Fe hay quien tiene ganado propio, que ordeña para iniciar su producción. Ese es el caso de Miguel Partida, quien desde hace 30 años fabrica y comercia por herencia.

Miguel inició a los 10 años haciendo queso  ranchero que amasa a mano, tortea y convierte  en el resultado final: una adobera redonda,de las que se ponen en un platito al centro de la mesa para amenizar la comida.

“Vendemos en cremerías, vamos y ofrecemos.  Salimos a Guadalajara y en una esquina de Zapotlanejo”, narró Miguel Partida.

Él inicia sus días a las 4.30 de la mañana y  termina entre las 10 y las 11 de la noche toda la semana. Ordeña, fabrica, vende. Es el orden de su labor.

La panela más grande

Esta es la primera vez que se realiza el “Festival de la Panela, Queso y Miel” en Zapotlanejo, que inició hoy a las 11:00AM con la venta de productos lácteos y miel, en puestos que rodean las bancas aledañas al kiosco.

Mañana, a las 12:30 del día se llevará a cabo el registro ante notario público de “La Panela Más Grande del México”, que harán junto al kiosco varios de los productores que participan en el Festival, organizado por el gobierno municipal.