Peregrinos de Tepa recorren más de 70 kilómetros movidos por la fe

Por: Lucía Castillo

1

El municipio de Tepatitlán de Morelos celebra 50 años del inicio de la caminata que hacen miles de peregrinos cada 25 de abril por el comienzo de las fiestas patronales del Señor de la Misericordia, cuya parroquia se ubica en esa población desde 1852, según información del gobierno municipal.

Ricardo Cortés Pérez camina desde hace 20 años al templo del Señor de la Misericordia por agradecimiento a Dios, en quien ya no creía.

“En un tiempo dudé mucho de Dios y le dije: ‘yo quiero verte y platicar contigo sino pues ahí muere’, y se me concedió verlo, platicar con él y me dijo: ‘soy el Señor de la Misericordia, yo vivo en Tepatitlán de Morelos’. Pues algún día voy a ir a verte, no te digo cuándo. Y ya tengo 20 años viniendo”, dice Ricardo, quien vive en la colonia La Puerta, a espaldas de Hacienda Real, en Tonalá.

A él lo acompañan sus hijos, su esposa y sus vecinos. Sentados sobre una sábana en la explanada de la presidencia municipal de Zapotlanejo, narran la travesía de más de 70 kilómetros que recorren a pie. Dicen que caminan mientras cantan y rezan: por los que ya no están, por los que no van a poder llegar a la meta, y por la salud.

Son casi las 12 del día y tras unas horas de descanso, se preparan para continuar su viaje.

“Cada año que vengo es alimento hasta el siguiente año”, dice Ricardo Cortés. Pero en esta ocasión no caminará hasta Tepa. Trae su camioneta cargada con las pertenencias de sus acompañantes porque cada año, asegura, es víctima de robo en los lugares donde paran a descansar. Ahora planea que no sea así, por eso lleva su vehículo.

Ricardo Cortés y sus acompañantes de la caminata. Foto: Cuarto Poder

2

Apolonio Fernández Flores camina a Tepatitlán de Morelos por tercer año consecutivo. Acompaña a su compadre a la caminata como una forma de agradecer que saliera bien de un accidente que sufrió hace cinco años.

Apolonio vive en la colonia Loma Dorada, en Tonalá. Por primera vez va a la caminata con su hija de 14 años, y sus sobrinas, dormidas esta mañana sobre una tela colocada junto a los boleros de la plaza de Zapotlanejo.

¿Por qué de Zapotlanejo? Porque es el camino que siguen los peregrinos que van rumbo al templo del Señor de la Misericordia, en el inicio de las fiestas patronales y la Expo Feria Tepa  Abril 2017. Por eso, desde hace tiempo, familias de este municipio dan de comer y beber a los transeúntes.

Cada año cuando Apolonio Fernández llega a Zapotlanejo va al mercado y compra calcetines que se cambia en cada parada que hace para estar más cómodo. El hombre, dedicado al comercio, platica esto recostado, descalzo, en pleno cuadro grande, como le dicen a la Plaza Principal del pueblo.

“Tener cuidado con los carros, no correr, tomar agua, descansar para llegar bien”, es lo que recomienda Apolonio a quienes decidan aventurarse en la caminata kilométrica, en la que participan personas de fe o personas que se enfrentan a un reto basado en la fuerza y la distancia.

Al llegar a Tepa, Apolonio sentirá menos carga. “Llegas ahí y dejas todo”, atestigua.

Apolonio y sus acompañantes junto a los boleros de Zapotlanejo. Foto: Cuarto Poder

3

Cada año ocurren accidentes que dejan a algunos peregrinos lesionados o muertos, aún con el operativo de seguridad y emergencias que hay en la carretera Guadalajara-Zapotlanejo y Zapotlanejo a Tepatitlán.

La noche del 25 de abril de 2017, dos caminantes fueron atropellados por un conductor que huyó tras el percance, en el kilómetro 153 en la entrada de la comunidad de Tepetates, según publicó el diario El Occidental. Una de las víctimas murió, el otro quedó levemente herido.

4

Ricardo Cortés comenta que para ir a la caminata, no se necesita dinero.

“Todo el camino nos vienen auxiliando, nos vienen ayudando con comida, con agua, con plátanos, con naranjas. Es una cosa muy hermosa, y no es porque sea codo, pero a mí se me hace que esta peregrinación es como para nosotros, la gente más fregada, porque todo no lo dan y por lo cual diario estamos súper agradecidos, yo cuando salgo de aquí doy las gracias y les tocó unas alabanzas en la guitarra a todos los que nos ayudaron y le pido a Dios que para el siguiente año nos puedan seguir ayudando”.

Cuando Ricardo y sus compañeros de trayecto lleguen ante la imagen del Señor de la Misericordia, se hincarán, rezarán. Cuenta Ricardo Cortés: “Se escuchan lo cuetes, lloro de alegría, rezó en el Santísimo, doy gracias”.

Caminantes se dirigen a Tepatitlán bajando por la calle Independencia en Zapotlanejo, con rumbo a la carretera antigua a Los Altos. Foto: Cuarto Poder