Intoxicaciones pudieron darse por falla en rosticería, advierte Coprisjal

Por: Redacción

La Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Jalisco (Coprisjal) analiza cinco pollos de la rosticería cuyos comensales resultaron intoxicados el lunes al consumir su producto, informó Dagoberto García Mejía, titular de esa dependencia.

“Estamos haciendo un análisis donde creemos que esta contaminación fue de tipo cruzada por una falla humana en la preparación de estos pollos. Lo más común es que colocan en la técnica de rostizado algún pollo en diferente tiempo y momento y permite que haya un escurrimiento. Estamos tratando de revisar dónde hubo la falla. Estamos considerando que fue una falla del establecimiento”, indicó el director de Coprisjal.

Si Coprisjal encuentra culpable a la rosticería, ubicada por la calle Revolución en Zapotlanejo, ésta sería sancionada económicamente. Por ahora sigue abierta, pero la Coprisjal decomisó 20 pollos.

El funcionario aseguró que ya trabajan con quien distribuyó el pollo, y analizan además las ensaladas y salsas que se venden en el establecimiento, donde no hubo personal afectado con la bacteria que ocasionó las intoxicaciones.

Imagen de la rosticería de calle Revolución en Zapotlanejo.

Dagoberto García indicó que los pacientes que acudieron a Cruz Roja Zapotlanejo y consultorios privados ya fueron dados de alta, aunque no estuvieron hospitalizados.

Según reportes de la institución en el municipio, más las personas atendidas en otros lugares, alrededor de 56 personas fueron las afectadas, contrario a la cifra dada por el gobierno municipal. 

Este viernes o el lunes de la siguiente semana estarían listos los resultados de los análisis para determinar dónde inició el problema.

Cruz Roja Zapotlanejo atendió a la mayoría de los intoxicados con pollo. Foto: Facebook Cruz Roja Mexicana Delegación Zapotlanejo

COPRISJAL ADVIERTE SOBRE CAMBIO DE TEMPERATURA

Dagoberto García Mejía, titular e Coprisjal habló de los problemas que pueden causar en la comida las altas temperaturas . Por ello recomendó dar una correcta coesión a los alimentos.

“Debemos de tener en cuenta particularmente el pollo porque de entrada no se pueden apreciar esas características de descomposición”, dijo García Mejía.

En el caso de pescado y mariscos, el funcionario advirtió que antes de preparar, hay que verificar el olor y el estado que guardan, para advertir cualquier anomalía.