Puerto Vallarta, la joya del pacífico más apreciada por Elizabeth Taylor

Redacción

puerto-vallarta

20 de octubre de 2016. Así como es complejo intentar describir el sabor de tu platillo favorito, las palabras se quedan cortas para expresar la variedad de experiencias que puedes vivir en Puerto Vallarta.

En este destino sucede todo. Más allá de las fotografías de Elizabeth Taylor y Richard Burton que dieron la vuelta al mundo mostrando el esplendor vegetal de la Sierra Madre y las hermosas bahías, hoy Puerto Vallarta es un destino moderno y una de las pocas playas de México que ha conservado su sabor colonial frente al inevitable crecimiento urbano de hoteles, centros comerciales, restaurantes, marinas y condominios turísticos.

Ubicado a una hora y media de vuelo desde la Ciudad de México, y a 4 en coche desde Guadalajara, Puerto Vallarta tiene una identidad propia que le confiere sus calles de adoquines, sus casas de adobe rematadas con teja roja y sus edificios coloniales con balcones de herrería. Esas son las características de su centro histórico cobijado por el Templo de Nuestra Señora de Guadalupe, cuya torre está decorada por una corona sostenida por ángeles.

El epicentro de Puerto Vallarta es el Malecón, un tramo peatonal de varias cuadras con vista a un mar de tenues reflejos esmeralda y playas pedregosas. Esta avenida es bollante en gastronomía, hotelería y galerías de arte, y la transitan diariamente un río intermitente de locales y turistas de todo el mundo, mientras el sol tinta sus pieles en tonos dorados y sus paisajes les regalan fotos de postal con el arrullo marino de fondo.

Esta misma avenida desemboca en el Río Cuale, la parte bohemia de la ciudad rodeada de construcciones clásicas que albergan museos prehispánicos, restaurantes de alta gastronomía, tiendas de artesanías huichol y cafés cobijados por una pared de enredaderas y flores que ofrecen una tregua de sombra.

La oferta de hospedaje no solo la brindan los hoteles Todo incluido o de lujo. Existe una amplia gama de residencias, condominios con vista a la marina y casas de verano de fácil acceso hacia las playas más famosas como Playa Muertos, Las Ánimas, Los Arcos y Mismaloya.

Lo mismo sucede para deleitar al paladar. Restaurantes, fondas y locales de alta cocina ofrecen lo mejor de la culinaria jalisciense como el pescado embarazado (deformación fonética del término “pescado en vara asado”) que consiste en trozos de cazón en limón, asados a las brasas y servidos con salsa huichol. O bien la birria de chivo cocida en una salsa picante que incluye comino, orégano y jengibre, servida con tortillas calientes para quienes se atrevan a experimentar con el doblez perfecto del tradicional taco mexicano.

La presencia de delfines, tortugas como la Laúd y la Golfina y ballenas jorobadas prácticamente durante todo el año, ha dado lugar a toda una infraestructura para la práctica del buceo, el snorkel y el kayakismo. Paralelo a estas actividades de aventura, se realiza ecoturismo en Boca de Tomatlán como es el deslizamiento a través de cables interconectados por los árboles o canopy. Estos se compagina con paseos en bicicleta y caminatas por los senderos del bosque tropical de Puerto Vallarta.

La última joya de la corona la ofrece el creciente número de galerías de arte y salas de exposición que han abierto tanto en el pueblo viejo como en la moderna zona hotelera. En estos espacios se admira el trabajo de artistas contemporáneos locales e internacionales,  así como de arte indígena, particularmente de los indios huicholes. Entre las figuras más emblemáticas sobresalen aquéllas de bronce, piedra y resina que adornan el Malecón como una especie de museo al aire libre. Un caballito de mar es la escultura emblema de Puerto Vallarta, de la autoría de Rafael Zamarripa, y que pareciera coronar el séquito de esta playa monarca de México.

3 imperdibles

  • Visitar Cabo Corrientes, a 90 kilómetros de Puerto Vallarta, para una comilona de ostiones frescos.
  • Contratar las famosas pangas o lanchas colectivas que llegan a Yelapa, una isla que posee una hermosa vegetación además de cascada y ríos.
  • Hospedarse en Careyes, una de las playas más íntimas de la zona y sede de lujosos hoteles y resorts. Un must es montar a caballo por la playa mientras se espera la puesta de sol.

Estas son sólo algunas de las experiencias que ofrece Puerto Vallarta. Aprovecha las ofertas y promociones del Movimiento Viajemos Todos por México y descubre las riquezas de nuestro país.