Transformación personal, objetivo de Tu y yo en sinergia

Brandon Olivarez / Cuarto Poder

Integrantes de la Asociación Civil Tu y yo en sinergia. Foto: Efrén Olivarez

Integrantes de la Asociación Civil Tu y yo en sinergia. Foto: Efrén Olivarez

Desintegración familiar, baja autoestima en las mujeres y la discriminación fueron algunas problemáticas que impulsaron a crear y establecer el 8 de junio del 2008 la asociación civil sin fines de lucro Tu y yo en sinergia, como una alternativa para dar respuesta a las mismas. Desde entonces su misión ha sido promover dentro del municipio el respeto a los derechos humanos, la igualdad de genero y mejorar las condiciones de salud emocional e integral por medio de la educación.

“Con las acciones que hacemos iniciamos un proceso de desarrollo personal en cada una de las personas pero dentro de todo lo que hacemos es importante comenzar con un cambio personal donde yo me conozca para poder generar una sinergia con los demás”, indicó la fundadora de la organización Carolina Olivares.

En palabras de la fundadora, fue por medio de un diagnostico participativo acerca de la sexualidad, genero y VIH como surgió el proyecto y donde se descubrió la violencia y discriminación que vivían las mujeres. A raíz de ello se comenzó a buscar por medio de transformaciones personales, cambios dentro del municipio.

“Tu y yo en sinergia me ayudó a valorarme como mujer y saber que no estoy sola. Encontré apoyo y mucha ayuda dentro de la institución”, mencionó Gabi integrante de la institución.

Hasta el mes de diciembre del año pasado el proyecto Tu y Yo en Sinergia contaba con al menos 80 integrantes. “Nadie puede ser el mismo antes y después de tomar un taller en Tu y Yo en Sinergia. Si no hubiera estado aquí no hubiese obtenido las herramientas y el valor de hacer algo distinto”, señalo Mika.

“El hombre o la mujer se ausenta para mejorar la economía y que la calidad de vida familiar mejore pero para ausentarse de la familia no hace falta estar fuera de ella porque aún estando dentro te encuentras ausente. Muchas ocasiones solamente pensamos en el trabajo y no nos interesa lo demás. En cuanto a la violencia -gracias al grupo- me di cuenta que lamentablemente vas repitiendo patrón por patrón lo que vivías de niño. Nunca piensas el daño que causa algo tan sencillo como los gritos porque lo consideras algo normal”.