Acusa Héctor Álvarez intento de fraude por supuesta empresa “fantasma”

Redacción | Cuarto Poder

Parte del contrato en el que se ofrecieron servicios de talleres por más de 100 mil pesos

Parte del contrato en el que se ofrecieron servicios de talleres por más de 100 mil pesos

El gobierno municipal de Zapotlanejo presentó una denuncia por el intento de una empresa calificada como “fantasma” y que pretendía cobrar más 500 mil pesos por supuestos cursos que habría prestado en la pasada administración y por los cuales firmó un contrato con el exalcalde, Francisco Javier Pulido.

“Afortunadamente se pudo detener el pago de más de 500 mil pesos que exigía una empresa fantasma por supuestos servicios prestados durante la pasada administración, por lo que además de evitar el desfalco, hemos presentado una denuncia, con la que se suman ya 17, en espera de que muy pronto el expresidente municipal, Francisco Javier Pulido Álvarez, la sindico Jacqueline Hernández Temblador, el director de proyectos y Construcciones, José de Jesús García López y el tesorero Fernando Gutiérrez Ruíz, den cuentas de ésta y otras tantas irregularidades que no pueden pasar por alto y deben ser sancionadas”, refirió el alcalde de Zapotlanejo, Héctor Álvarez, mediante un comunicado de prensa.

20160628_141451

Alta en Hacienda de la empresa cuestionada

Dijo que el cobro se deriva de una factura que se ingresó por parte de la supuesta empresa denominada BRADIR, misma que señala haber presentado sus servicios de consultoría en administración, ofreciendo cursos de cocina y repostería, corte y confección básica, bisutería, taller de Mujer adolescente con taller de zumba, taller de prevención de violencia de genero con taller complementario de basquetbol y taller de derechos de los jóvenes con taller complementario de fútbol, todos éstos con un costo total de 567 mil  620 pesos.

 “Sin embargo, dichos cursos y talleres nunca fueron implementados, por lo que al  indagar por parte de la actual administración  y visitar el domicilio proporcionado como el de la razón social de la empresa BRADIR, se pudo constatar que la finca no pertenece a ninguna compañía, resultando ser un fraude y girándose instrucciones para que se frenara el pago exigido y presentando la debida denuncia en contra de la empresa y de los funcionarios que abusando de sus funciones autorizaron el pago”, señaló el actual primer Edil del Municipio.