El berrinche de Red de Carreteras de Occidente

EDITORIAL | PERIÓDICO CUARTO PODER

rco

Ayer se dio a conocer por parte del alcalde de Zapotlanejo que la reubicación de la caseta de cobro “La Joya” será en el kilómetro 4 y no en el dos de la autopista a Guadalajara, situación que terminó en un megaberrinche por parte de la empresa Red de Carreteras de Occidente, que le pasó esa factura directamente al pueblo, a los ciudadanos que tuvieron que hacer fila para obtener su tarjeta de descuento al 100 por ciento, pedir un día libre en su trabajo o llegar tarde para acudir al Centro Regional de Usos Múltiples a obtener su engomado y su tarjeta, a esas personas trabajadoras que tienen que trasladarse –por necesidad y no por placer – a la ciudad para trabajar, estudiar o hacer negocios.

Los ciudadanos pagaremos los platos rotos de una decisión que legítimamente tomó la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, porque evidentemente con la caseta en el kilómetro 2 de la autopista no garantizaba el libre tránsito para los vehículos, al no haber un libramiento, lo que hubiera terminado en amparos por parte de los transportistas de carga pesada o con intensas protestas, pues ahí sería la caseta principal y por lo tanto, el costo total de peaje en el sentido de Tepatitlán a Guadalajara.

Los negocios de las concesiones los hacen entre el gobierno federal y las empresas, como en este caso Red de Carreteras de Occidente y cuando por fin pueden beneficiar al pueblo en un asunto de lucha histórica, como lo es la exención de un injustificado y caro pago por ir y venir a Guadalajara, resulta que una decisión del gobierno federal se la endosan a los ciudadanos.

No hay justificación para que la empresa Red de Carreteras de Occidente dé por concluido el peaje gratuito para los habitantes y empresas de Zapotlanejo que realizamos el trámite; esto a todas luces parece un berrinche descomunal porque dejará de obtener grandes ganancias al no cobrarle a los vehículos que obligadamente tendrían que haber pagado la caseta en el kilómetro dos.

La famosa y endeble cláusula quinta del convenio que firmó el Ayuntamiento de Zapotlanejo con la Red de Carreteras de Occidente (RCO) será aplicada con todo el rigor y unilateralmente por parte de la empresa, tal como lo anunció Héctor Álvarez: a partir de enero de 2017 se pierde el programa de residentes. Este programa se pierde por una razón que la empresa expuso, misma que está escrita en el propio convenio: por así convenirle a sus intereses, por eso cancelará el programa.

Este medio ha solicitado entrevista con la gente de RCO, que por supuesto, guarda silencio y no dará explicaciones sobre esta decisión lacerante para nuestra gente.

Ayer el alcalde Héctor Álvarez informó sobre la cancelación del programa de residentes a partir de enero 2017

Ayer el alcalde Héctor Álvarez informó sobre la cancelación del programa de residentes a partir de enero 2017