Profesores de ‘prepa’ en La Laja exigen el pago de su aguinaldo

Por: Lucía Castillo

Los miembros del patronato de la Preparatoria Parroquial de La Laja no quieren pagarle aguinaldo a los profesores de esa institución, quienes trabajan sin prestaciones, no tienen contrato laboral, ni seguro médico.

“Anteriormente se quiso hacer un contrato, pero no estaba bien redactado. No tenemos prestaciones, no tenemos estabilidad laboral”, dijo Julián de Jesús García Talancón, profesor de esta preparatoria desde hace más de seis años.

Esta mañana, los docentes acudieron a la Procuraduría Federal de Defensa del Trabajo (Profedet) en Jalisco para denunciar que los administrativos de la escuela se niegan a darles el aguinaldo que deberían recibir a más tardar el 20 de diciembre.

En casi 17 años que lleva fundada la institución, sólo una vez les han pagado vacaciones y esto ocurrió en agosto de 2015.

Bajo ese pretexto es que se niegan a pagarles el aguinaldo, tal como lo dicta la Ley Federal del Trabajo, aseguró José Alfredo Parra Pérez, maestro desde hace diez años.

Incorporada a la Universidad de Guadalajara, la Preparatoria Parroquial San José de La Laja A.C. es encabezada por el párroco de dicha delegación, José María Mercado González, quien preside el patronato de la escuela.

A ésta comitiva también pertenecen el director de la escuela, Gabriel Álvarez Carranza; el apoderado legal, Carlos Ruíz López, la secretaria del Señor Cura y encargada de la notaría parroquial, Lidia Peregrina Galvéz y otros habitantes de La Laja. Ninguno de ellos ha dado respuesta favorable a los profesores sobre sus derechos laborales.

Antes de Ruíz López la apoderada legal de la escuela era, Jenni Elsa Cruz Rodríguez, a quien destituyeron del cargo si notificarle, denunciaron los maestros.

En imagen, los docentes que denunciaron las irregularidades de la Preparatoria de La Laja. Foto: Lucía Castillo

En imagen, los docentes que denunciaron las irregularidades de la Preparatoria de La Laja. Foto: Lucía Castillo

Señalan más irregularidades

Los maestros señalaron además que existe poca autoridad del ingeniero Gabriel Álvarez para dirigir la Preparatoria que alberga a 247 estudiantes.

Cada alumno paga una colegiatura mensual de 400 pesos, más el costo de los libros, el uniforme y 450 pesos de la inscripción semestral.

“Falta transparencia en la negativa de pagos que por ley corresponden (…). En lo administrativo están las fallas, es donde no se rinden informes de ingresos y egresos a pesar de que es una Asociación Civil. Me sorprende que siendo la Iglesia Católica una institución que enseña valores, violenten nuestros derechos básicos“, comentó el docente Francisco Javier Toscano Vargas.

Fachada de la Preparatoria, ubicada en el centro de La Laja, a un lado de la Parroquia. Foto: Lucía Castillo

Fachada de la Preparatoria, ubicada en el centro de La Laja, a un lado de la Parroquia. Foto: Lucía Castillo

Una noche de sábado, durante el verano pasado, el párroco de La Laja y Carlos Ruíz tocaron a la puerta de la entonces secretaria administrativa, Johanna Paola Álvarez Hernández. La visitaron para despedirla sin decirle alguna justificación.

Cuando Álvarez Hernández acudió a la Junta de Conciliación y Arbitraje a exponer su caso, se topó con que ahí trabajaba Carlos Ruíz. No le quedó más que negociar con el patronato de la Preparatoria. Por cinco años de trabajo, le dieron apenas 15 mil pesos de liquidación.

“No hay respeto hacia tu trabajo, no hay respeto hacia tu persona (…). Gente que no tiene nada qué ver con lo académico, que tiene otros puestos dentro de la Iglesia se mete como si fuera directiva de la escuela. Se meten hasta en tu forma de vestir”, relató el profesor, José Alfredo Banderilla, trabajador de la Prepa desde hace cuatro años.

Francisco Saúl Gómez Dávalos tiene dos años como docente. Él es encargado del laboratorio de cómputo, un área que tiene diversas anomalías.

“Al ser una escuela de paga sí presenta muchas deficiencias y los alumnos lo echan de ver. Los papás tratan de exigir pero no llegan a nada. Yo no puedo ejercer bien mi trabajo por las circunstancias en que se encuentra el laboratorio”, contó Gómez Dávalos.

La Preparatoria de La Laja cuenta con 19 docentes. De esa cantidad, sólo unos cuantos se atrevieron a denunciar las irregularidades de la escuela. Argumentaron que el resto de los académicos no se manifiestan por temor a represalias.

Los profesores denunciaron además las anomalías en las instalaciones de la escuela. Foto: Lucía Castillo

Los profesores denunciaron además las anomalías en las instalaciones de la escuela. Foto: Lucía Castillo