Restauran la torre de la Parroquia del Rosario

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El templo fue construido entre los años 1700 y 1790. Foto: Lucía Castillo

Por: Lucía Castillo

¿Cómo se vería la Parroquia Nuestra Señora del Rosario sin la torre donde están las campanas  y el reloj?

El templo, construido entre los años 1700 y 1790, no tenía torre originalmente; fue hasta finales del siglo XIX que se le anexó, y aunque la parroquia como institución existe desde 1658, la primera misa celebrada al interior del edificio se realizó el 1 de agosto de 1803, relató el ingeniero Rigoberto Álvarez Pérez, cronista municipal de Zapotlanejo.

Edificado con cantera gris de Zapotlanejo y blanca de Tinajeros, el templo de la Virgen del Rosario tiene más de 200 años de pie en el centro de la localidad, y permanece como un sitio histórico propiedad de la nación -según dictaminaban las Leyes de Reforma- cuyo campanario puede verse casi desde cualquier punto de esta localidad.

Por ello, el 15 de julio comenzó la restauración de la torre de la parroquia por iniciativa de la Asociación Civil (A.C.) “Adopte una Obra de Arte, que en Jalisco es dirigida por la arqueóloga María Irma Iturbide. Ella se coordinó con el ayuntamiento de Zapotlanejo para gestionar los recursos necesarios para la reparación del edificio.

El arquitecto Salvador de Alba Martínez es el responsable del proyecto en conjunto con Rigoberto Álvarez, residente de la obra; según explican, tardaron dos meses en realizar el diagnóstico sobre los daños en el templo, la mayoría provocados por el roce de las cuerdas que usan para hacer sonar las campanas.

Además, como la piedra de cantera es muy blanda, con los años la lluvia produjo erosiones en el edificio, explicó De Alba Martínez.

Otro detalle para arreglar es la ruptura que hay en el campanario. Tal como expusieron los supervisores de la restauración, en 2012 se mandó a comprar una nueva campana que sobrepasaba las dimensiones del campanario y para adentrarla en éste, cercenaron varias piezas que de por sí estaban dañadas.

“Los procesos son de restauración de piedras para tratar de quitar las menos posibles, reintegrar las nuevas cuando la pieza no existe. Por el tallado de las sogas de las campanas se perdieron las molduras. Para eso se hacen piezas nuevas; la idea no es hacer que parezcan antiguas, sino que sea una intervención de 2015″, dijo Salvador de Alba.

La obra quedaría concluida a finales de octubre. Foto: Lucía Castillo

La obra quedaría concluida a finales de octubre. Foto: Lucía Castillo

La restauración de la torre del templo se hace con una inversión de 650 mil pesos en lo que será la primera etapa.

Los recursos provienen de aportaciones tripartita; por un lado “Adopte una Obra de Arte“, la cual ayudó a gestionar dinero del Fondo de Apoyo a Comunidades para Restauración de Monumentos y Bienes Artísticos (Foremoba), que depende del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), además de la cantidad que inyectó el ayuntamiento zapotlanejense.

  1. Adopte una Obra de Arte erogó 50 mil pesos para la obra.
  2. El gobierno municipal invirtió 300 mil pesos.
  3. Foremoba puso otros 300 mil.

    La restauración del templo costará 650 mil pesos en la primera etapa. Foto: Lucía Castillo

    La restauración del templo costará 650 mil pesos en la primera etapa. Foto: Lucía Castillo

Esa parte de la parroquia no había sido intervenida desde el año de 1998. Con forma de cruz latina, el templo tiene características del estilo neoclásico, un movimiento arquitectónico basado en los órdenes clásicos característicos de los templos griegos, refirió De Alba.

La restauración de la torre podría concluir a finales de octubre, aunque los supervisores calculan que las fiestas patronales de la Virgen del Rosario atrasarían la obra, en la que utilizan cantera extraída de Zapotlanejo y una mezcla de cal con piedra, baba de nopal y arena de río con la que unen cada pieza, y que sustituye a materiales como el cemento.

Este es el procedimiento con el que se construyó el templo originalmente, y es el que se debe seguir según los lineamientos del INAH.

Rigoberto Álvarez y Salvador de Alba coincidieron en que el arreglo de la torre tendrá una segunda etapa, en la que se repararía la parte más alta de la misma, donde la cantera tiene piezas frágiles que se deben sanear, pero para ello se solicitarán más recursos en 2016.

Habrá una segunda etapa de restauración. Foto: Lucía Castillo

Habrá una segunda etapa de restauración. Foto: Lucía Castillo

¿Por qué es importante conservar y restaurar edificios como la Parroquia del Rosario?, se le preguntó a los responsables de rectificar los daños del templo.

“Es un poco como el asunto de los retratos o elementos que te dejan sus ancestros, que uno no los valora hasta que llegas a cierta edad y a cierto conocimiento de las cosas, y es cuando empiezas a sentir que tienen alguien atrás que te precedió y que ahorita tú eres lo que eres por el que te precedió. Es lo mismo en un centro de población, nunca vas a poder comparar la localidad de Zapotlanejo con Tepatitlán, por ejemplo, o con cualquier otra localidad de la misma escala porque tuvo una génesis distinta, familias distintas y en cuestiones de actividades que le dieron la razón de ser“, expuso Salvador de Alba.

Rigoberto Álvarez por su parte respondió: “Es importante saber de nuestras raices y estos edificios evocan a esos tiempos y aunque son pocos los que se conservan, te dan información del tipo de elementos de construcción que hay aquí (…). Nos hacen ver la transformación de la población y siempre es importante reconocer las raices de nosotros. En Zapotlanejo nos identifica bien este tipo de edificios”.

La Parroquia el Rosario. Foto: Lucía Castillo

La Parroquia el Rosario. Foto: Lucía Castillo

 Adopte una Obra de Arte 

Adopte una Obra de Arte” surgió en Jalisco hace 25 años y se dedica a apoyar al gobierno en el rescate y restauración del patrimonio cultural, además de motivar a los ciudadanos a cuidar lo que es parte de la historia y la cultura, comentó la arqueóloga María Irma Iturbide, quien dirige la A.C. que tuvo la iniciativa de reparar el templo.

En opinión de Iturbide Robles, en Zapotlanejo se ha perdido la identidad cultural de las fincas ubicadas en el centro de la población.

“-El municipio- ha perdido muchísimo de su patrimonio en todo lo que es del año de 1900 para acá, porque la calle principal donde está todo el comercio vemos que hay construcciones de concreto, adaptadas para locales comerciales en donde las bonitas fachadas que había antes ya no existen”.