La inseguridad afectó la venta de ropa en Zapotlanejo, dicen comerciantes

La calle Guadalupe Victoria, donde hay más ropa extranjera e ilegal. Foto: Lucía Castillo

La calle Guadalupe Victoria, donde hay más ropa extranjera e ilegal. Foto: Lucía Castillo

Por: Lucía Castillo

La inseguridad en las carreteras y el contrabando ha propiciado que la venta de ropa en Zapotlanejo vaya a la baja, aseguraron diversos comerciantes en entrevista con Cuarto Poder.

En este municipio, la industria textil es la principal actividad económica que hay. Datos del Sistema Estatal de Información Jalisco refieren que la confección y comercio de prendas es la que más empleos genera, con un aumento de más de 50 trabajadores registrados en el IMSS de diciembre de 2011, a enero de 2012, año en que se registraba la existencia de 2 mil tiendas de ropa.

Hasta hace unos años los locatarios estaban más organizados y traían camiones con personas de otros estados que venían a comprar prendas, pero esto dejó de ocurrir cuando comenzaron a registrarse asaltos en las carreteras, dijo Francisco Sánchez, fabricante de ropa para dama.

La información fue confirmada por el alcalde de Zapotlanejo, Francisco Javier Pulido Álvarez en una entrevista que dio a El Informador en octubre de 2012.

En la última década, aproximadamente 3 millones de vehículos han sido robados en las carreteras de México, incluyendo transporte de carga, lo que ha ocasionado pérdidas de 30 mil millones de pesos anuales, confirmó a La Jornada Miguel Ángel Beliera, especialista en seguridad.

Datos de las cámaras industriales mexicanas indican que el robo a transporte de carga aumentó 25 por ciento de 2011 a 2012, cuando hubo 2 mil 100 robos, de los cuales el 90 por ciento ocurrieron en las carreteras del país.

La ropa ilegal también redujo las ventas

La venta de ropa hecha en Zapotlanejo se redujo 50 por ciento debido a la importación de ropa al interior de la república, declaró el presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) de Jalisco, Arturo Vivanco Muñoz.

Sin embargo, para algunos fabricantes textiles del municipio, la disminución de las ventas ocurre porque la mayoría en las tiendas venden prendas importadas de Estados Unidos que en realidad fueron elaboradas en China, y que son traídas ilegalmente con precios más bajos que la ropa hecha en México.

María Graciela Reinoso, trabajadora de una tienda de ropa consideró que en los últimos 11 años las ventas sí han disminuido: “Se vende más la de fuera, la -ropa- importada; la gente busca más la ropa extranjera que la mexicana”.

Otro factor de que se venda más la ropa importada que la local es que la mano de obra de este municipio es mucho más cara que en otras parte del país, como Moroleón, municipio de Guanajuato y Villa Hidalgo, Jalisco, lugares donde también la industria del vestir es su principal actividad económica.

“Aquí la mano de obra muy cara porque aquí cuesta caro vivir. Por eso mucha gente movió los talleres a otros pueblos. Ropa de niños y niñas la traen de otros lados porque como es más elaborada, aquí cobran carísimo un vestido de niña”, explicó Rosario Jara, dueña de una tienda de ropa para mujer, ubicada en el centro de Zapotlanejo y fundada hace 32 años.

Otros miembros de la indutrial textil de esta localidad concordaron con que la maquila de prendas en Zapotlanejo es más cara que en otros lugares, pero también tiene más calidad.

“Si comparamos una prenda de Moroleón con una de Zapotlanejo, es más barata allá pero a veces también la calidad es más baja. Por eso ves las costuras chuecas o las telas muy delgaditas y las tallas más chiquitas”, afirmó Rosario Barajas, dueña de un taller de playeras que tiene casi 30 años funcionando.

En dichas ciudades las ventas de ropa superan a Zapotlanejo porque están más organizadas.

“Aquí no se vende igual que allá porque está muy metido lo americano, la importación, que nisiquiera es americano, es chino y allá sí respetan más lo nacional, sí hay importación pero hay más margen para vender lo nacional”, comentó Víctor González, fabricante de ropa desde hace diez años.

Tiendas de ropa en una calle de Moroleón, Guanajuato. Foto: uriangato.gob.mx

Tiendas de ropa en una calle de Moroleón, Guanajuato. Foto: uriangato.gob.mx

Se acabó la temporada

Abril, mayo, octubre, noviembre y diciembre son los meses que en Zapotlanejo se vendían grandes cantidades de ropa, época que se conoce como “la temporada”.

Fabricantes y dueños de tiendas argumentan que en la última década, esos periodos del año dejaron de ser tan importantes para la economía del municipio.

“Yo sacaba un corte de 800 prendas y lo vendía en una semana. Ahorita saco 200 prendas y ya son muchas de un modelo. En Zapotlanejo estamos como botecito de cangrejo, al que va saliendo lo quieren jalar. Cada quien busca sus intereses aquí“, aseguró Víctor González.

Para Rosario Barajas, desde hace un par de años la temporada se acabó.

“Pasa como si fuera cualquier época del año. No es como antes que se preparaba uno y desde septiembre empezabas a fabricar para tratar de ir embodegando porque en diciembre no alcanzabas a hacer lo que te pedían los clientes, y si no tenías algo guardado, ya no vendías. Y ahorita no, los clientes te empiezan a pedir los primeros de diciembre, y al 15 o 20 ya les surtiste lo que ocupaban”.

La calle Guadalupe Victoria. Foto: Lucía Castillo

La calle Guadalupe Victoria. Foto: Lucía Castillo

Falta apoyo del gobierno

Ni la Canaive, ni la Cámara de Comercio ni el gobierno estatal o local tienen comunicación con las pequeñas empresas del vestir en Zapotlanejo, donde según los fabricantes y locatarios, las ventas se han reducido más de 50 por ciento en la última década.

” Antes había coordinadoras que traían camiones al centro comercial con personas para que compraran en Zapotlanejo. Se quiso organizar eso para que cada negocio de ropa cooperara para hacer publicidad, para levantar esto, pero la gente ya no confía en dar dinero. Debería hacerse de nuevo. El gobierno debería organizar, hacer una comitiva”, exhortó el fabricante Francisco Sánchez.

“Cada año siente que se vende un poquito menos, incluso de nuestros mismos clientes se han
quitado, clientes de años que les vendías, de repente ya no les ajusto para la renta, para las empleadas y deciden quitarse y hacer otra cosa”, agregó Rosario Barajas.

Foto: Lucía Castillo

Foto: Lucía Castillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s